Buscar este blog

jueves, 7 de abril de 2011

PUNTUALIDAD

Por ahora mi táctica de rebelión en la oficina no parece dar resultado alguno, pero lo que sí dio resultado fue la queja de mi compañero, al que quería mi jefe abrirle expediente disciplinario, sobre que LA FAVORITA llega todos los días tarde. Desde entonces, llega ¡a su hora!

Eso sí, ya me veo venir que esto va a durar lo mismo que duró la norma "no se puede tomar café en el office, sino cada uno en su mesa". Hace algunos añitos, todos entrabamos en le office a media mañana para tomar algo. No todos juntos, claro, normalmente de dos en dos. Hasta que mi jefe se sacó la subsodicha norma del bolsillo. Desde entonces, todos teníamos que tomarnos el cortadito en la mesa de trabajo y sin dejar de trabajar, claro.
Mi jefe y la favorita cumplieron la norma durante un mes o dos y luego, volvieron al office. Claro está, solo ellos. El resto, vulgares currantes que no merecemos nada, seguimos confinados en nuestras mesas.

Así que me apuesto lo que quieran a que esta nueva moda de llegar a su hora va a durar lo justito y necesario para que  crean que ya nos hemos olvidado del tema, ni más ni menos.

De cualquier manera, yo he vuelto al office porque mi rebelión sigue en marcha y por ahora no se atreven a decirme nada.

5 comentarios:

IMANOL dijo...

Haces bien. De todas formas, otra opción es llevarte el cortadito a la mesa y verterlo "accidentalmente" sobre el teclado.

Voy a seguir indagando.

don vito andolina dijo...

Hola noaguantoamijefe, un placer regresar a tu casa, aquí me quedo, pasa buen lunes lunero, besos de salero..

noaguantoamijefe dijo...

Saludos, Imanol. Eso que dices a pasado más de una vez, no creas.

Bienvenido, don vito. Nos vemos.

Paco Nadal dijo...

JAJAJAJA, no te quemes... con el cortadito. Un abrazo

noaguantoamijefe dijo...

Ayy Paco, estoy más quemada que la pipa de un indio, jajaja.