Buscar este blog

martes, 23 de agosto de 2011

CALIMA

La calima, esas tormentas de arena que nos trae el Siroco desde el Sahara de vez en cuando, hace que todo parezca borroso en la lejanía, como si todo fuera un espejismo en medio del desierto.

Así nos sentimos en mi empresa, se acerca final de mes y aún no sabemos nada de la bolsa de vacaciones que teníamos que haber cobrado en Julio y todo el mundo se pregunta si no se habrá quedado en un simple espejismo. Además, ¿cobraremos este mes?

Mientras tanto, MI EX-JEFE y LA FAVORITA siguen viva la vida, que parecen los inmortales, no hay quien los mueva.

2 comentarios:

Minnie Mousse dijo...

Algún día se irán a la mierda: piensa que a todo cerdo llega su San Martín.

noaguantoamijefe dijo...

Eso espero, Minnie, pero el que espera desespera, ejejeje.
Un abrazo.